miércoles, noviembre 08, 2006

30 días para la reflexión. Día 8: Un estigma irracional.

A pocos se les escapa que el SIDA es algo más que una enfermedad, por lo que conlleva de condena social. Si alguien padece cáncer recibirá apoyo generalizado (como debe ser), pero si hablamos de un seropositivo la cosa cambia bastante. Son varios los factores que rodean al VIH y le confieren su aura de "peste" contemporánea. En primer lugar se trata de una infección de transmisión sexual, de forma que entran en juego todos los tabúes tradicionales en torno al sexo. También ocurre que demasiados ignorantes siguen hablando de grupos de riesgo, como si fuera una condena divina que uno se ha buscado, en lugar de dejar claro que la realidad es bastante más compleja y que lo importante son las prácticas. Todo ello desemboca en un cóctel de miedo, sentimientos de culpa, condena e incertidumbre, y hace que, pese a tantos años de experiencia, aún haya sectores de la población con información incompleta o errónea sobre sus vías de transmisión y lo que significa ser seropositivo.

Y me refiero incluso a gente en principio informada, que sin embargo cae en una espiral irracional cuando el VIH entra en escena. En el servicio de información de COGAM de vez en cuando atendemos a personas que, aun sabiendo que el riesgo de transmisión al que se han expuesto es mínimo o nulo, necesitan que se lo repitan. ¿Quién no tiene un amigo que ha pasado un mal rato tras un encuentro en la cama, temiendo haber contraído el VIH, sin motivos racionales? ¿Y cuántos de nosotros no rechazaríamos a una potencial pareja sexual de averiguar que es seropositiva, pese a saber que practicando sexo más seguro el riesgo desaparece?

Por todo ello pienso que habría que dedicar más recursos a la investigación científica (mejores tratamientos, una vacuna y -ojalá- una cura) y por supuesto a la atención médica, pero también habría que cuidar más la parte "humana" de la enfermedad. Mediante más campañas informativas, una legislación que garantice (¡y que se cumpla!) la igualdad de derechos de los seropositivos, y cualquier otra iniciativa que impulse su visibilidad. Para que la sociedad en general aborde el VIH/SIDA sin histerismos y, sobre todo, por la dignidad y bienestar de los directamente afectados.

Sergio Lopez
Coordinador de GayInfor/Línea Lesbos

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Si, si... todo muy bien, y la legislación ayudará y todo eso... pero ¿no tenemos que empezar por nosotros mismos? No olvidemos que ningún cambio legal, con todo lo importantes que son, tienen mucho sentido si no vamos a las cuestiones de raiz: por qué ese miedo, por qué esa desinformación. Mucha educación sexual, pero tenemos que ser nosotros quienes seamos artífices de un cambio que empieza con nosotros.

1:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

LA CURA CONTRA EL VIH ES SIMPLE,invertir en educacion sexual, enseñarles a los niños, adolescentes, y jovenes, que esto no tiene cura por el momento sabe dios si habra una cura...cada quien tenga su pareja y solo su pareja,sea homosexual o etero sexual,obligar a los medios de comunicacion que esto se concrete, es decir cambiar radicalmente el estilo de vida que se esta llevando ahora, ese es el unico camino,ahora pensemos si se encuentra una vacuna aficaz contra el vih/sida, que pasara, seguiremos en el mismo jueguito?hasta que aparezca algo peor?
esto ya seria sodoma y gomorra,poreso esta enfermedad poarece ser un castigo divino, no puede haber otra respuesta.
Asi que regresemos a las epocas de fidelidad absoluta queramos o no, de lo contrario de aqui a 20 años todos seremos sidosos claro en compañia de los retrovirales.
Dios guarde de todos nosotros y que nos perdone...

1:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home