martes, noviembre 07, 2006

30 días para la reflexión. Día 7: Ejemplos sobre lo cotidiano.

Mi nombre es Ana, soy seropositiva desde hace dieciocho años, aprovecho esta oportunidad que me ofrece COGAM para hacer una llamada de atención sobre la necesidad de que se nos respeten muchos derechos que soslayadamente se nos niegan y que a lo largo del tiempo que llevo conviviendo con el VIH he vivido en mi misma.

Cuando conocí mi estado serológico, me imaginé que iba a tener problemas de salud e incluso que podía llegar a la muerte, hace dieciocho años no había muchas opciones, pero en ese momento no me pude imaginar las veces que iba a tener que mentir, callarme, disimular y negar mi enfermedad para poder tener los mismos derechos que una persona no seropositiva, y en muchos aspectos continuamos igual.

Por poner varios ejemplos, cuando compré mi primera vivienda, una de las cláusulas de la escritura de compra era que si se mentía en el seguro de vida era un motivo para anular el contrato de la hipoteca, evidentemente mentí, y me pillaron, ya que me obligaron a hacerme las pruebas de VIH entre otras, tuve muchísimos problemas, y la suerte de haberlo comprado con mi pareja que estaba “sana”, y apoyándose en que ella podía hacerse cargo de la hipoteca si a mí me pasaba algo y también me imagino en todos los juicios y problemas que le iba a llevar al banco el echarme, lo dejaron pasar.

También el tema de la medicina privada y dentistas en general, ya me ha pasado varias veces que si quiero que me atiendan, de entrada tengo que mentir. Ya no arriesgo a ver si esta vez tengo suerte y no les importa, porque ya he recibido algún no por respuesta inclusive indicándome que es “arriesgado para mí y para el médico que me atendiera”, si eres VIH tú no eliges médico, él te elige a ti. Esto conlleva también que si tienes alguna duda de si un tratamiento es contraproducente o no con respecto al tratamiento del VIH o arriesgas o vas buscando una respuesta en tu unidad de VIH, amigos y asociaciones.

Luego está el tema de la maternidad, la reproducción asistida en la sanidad pública está negada para las mujeres seropositivas o con algún tipo de hepatitis eso es por protocolo, aunque tu médico de VIH lo considere totalmente viable como fue en mi caso y presentándome con toda los informes pertinentes, me la negaron mirándome con una cara de “esta mujer se ha vuelto loca”. Así que a esta alturas si queremos ser madres o lo hacemos en algunas clínicas privadas que tras un buen pago si te lo hacen o arriesgamos teniendo relaciones sexuales sin protección para poder quedarnos embarazadas.

Bueno y de emigrar o estudiar fuera de nuestro país ni hablamos, hay países como Estados Unidos y Australia que nos niegan la estancia, así que los seropositivos no podemos mejorar nuestra calidad de vida ni podemos estudiar fuera de nuestro país.

Y por último el tema del trabajo, si en algún sitio he mentido más ha sido a la hora de trabajar en la empresa privada, no se te ocurra decir que eres Vih, las pastillas te las tomas a escondidas, las revisiones médicas las tapas con cualquier otra enfermedad que no sea esa, como alergias, etc. eso si para entrar no te hacen la prueba del vih de una forma oculta, práctica que se sigue realizando en algunas empresas y que es muy difícil demostrar.

Por todo esto y más cosas que me dejo en el tintero, tengo que decir que la vida de un seropositivo no está socialmente normalizada, que queda mucho para que podamos tener los mismos derechos que una persona sana, porque ser seropositivo en esta sociedad está mal visto, se juzga, y económicamente no es rentable.

Creo que los Gobiernos deben de hacer mucho más de lo que están haciendo, no es solo que haya una Ley que nos proteja, sino que hay que observar que esa Ley se cumple, y que no quede impune quien no lo haga.

Ana

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Después de leer tu artículo esta claro que no vivimos en los mundos de Yupi, aunque algunos nos lo quieran hacer ver. Se empeñan en que creamos que el VIH es una enfermedad crónica más, como pueda ser la diabetes, en normalizarla en unos aspectos y en otros no. Que no se planteen la necesidad de luchar contra la estigmatización y discriminación que sufren las personas seropositivas, en todos los ámbitos, incluido el sanitario. Sigamos en nuestros mundos de Yupi, pensando que el VIH/SIDA es cosa de otros/as, que nunca nos va afectar y si eso ocurre, pues tan poco es para tanto es “como una diabetes”.

1:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como una diabetes....... El otro día discutía esto precisamente con alguien...... El SIDA se ha convertido en una enfermedad crónica como cualquier otra. Ya esto no son los ochenta, donde cada dia iban cayendo amigos, donde habia que salir a la calle todos los dias a encadenarse al Ministerio de Sanidad o pintarlo de rojo. Esos dias han pasado. De hecho, estamos en un momento en que da la sensacion de ser hasta cansinos. La gente nos mira con cara de "y estos plastas??? todo el dia con el SIDA a cuestas.... es que no se cansan nunca??", como si hubieramos perdido algun tren y siguieramos a pesar de los años en la misma estacion. La gente no solo le ha perdido el miedo, le ha perdido el respeto y con ello se lo ha perdido a su propia salud.

Pero no, esto no es como una diabetes, porque yo que soy diabética, cada vez que tengo que ir a una revisión al hospital, lo digo sin problemas, no me invento otra dolencia. Mi jefe me mira con comprensión, me pregunta despues qué tal ha ido, si todo sigue bien, mi familia, mis amigos me llaman y se preocupan. No tengo muy claro que sea la misma película cuando en vez de "una diabetes" lo que se tiene es SIDA.

12:20 p. m.  
Anonymous Rufino Sánchez said...

Hola, escribo desde TVE, nos gustaría contactar contigo Ana, ¿Podrías llamarnos al 654 655 511 o al 91 346 35 73? Pregunta por Rufino, de Hora Cero.

Por teléfono te cuento la razón de nuestro interés.

Muchas gracias

5:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

yo lo tengo hace 3 años quiero ser madre pero en la barriga de otra mujer con mis ovocitos.aun no tomo el medicamento pero no tengo a nadie que me los saquen en ninguna privada tienen miedo.UN CONSEJO mi ejemplo aquien tenga vih no os ariesgeis a ser madres yo lo fui y e tenido que enterrar a mi hija con 9 meses hace poco mas de un año.aguantando las lagrimas de mis padres por ser hija unica y perder a su unica nieta.

5:30 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

yo lo tengo hace 3 años quiero ser madre pero en la barriga de otra mujer con mis ovocitos.aun no tomo el medicamento pero no tengo a nadie que me los saquen en ninguna privada tienen miedo.UN CONSEJO mi ejemplo aquien tenga vih no os ariesgeis a ser madres yo lo fui y e tenido que enterrar a mi hija con 9 meses hace poco mas de un año.aguantando las lagrimas de mis padres por ser hija unica y perder a su unica nieta.

5:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home